Empresarios vinculados con Malova se llevan mil mdp en obra pública

Desde hermanos de un ex funcionario, un ex coordinador de campaña, hasta el compadre de un hijo del ex Gobernador, ganan el 10% del gasto contratado por la Secretaría de Obras Públicas en el sexenio de Mario López Vadez: $1,089’353,660

Gabriela Soto

Con el gasto de obra pública en el sexenio de Malova, unos cuantos se llevaron mucho.

Solo el 1 por ciento de los 517 constructores empadronados en el Gobierno de Sinaloa se llevaron el 10 por ciento del total del gasto público en este concepto.

Son seis empresarios vinculados con Malova y su equipo, quienes, en total, ganaron mil 89 millones 353 mil 660 pesos que equivalen al 10 por ciento total del gasto en obra pública durante el sexenio malovista.

Una de las empresas es Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción, en la que aparece como socia la constructora Bría Construcciones, que fundó José Luis López Montiel, ex coordinador General de la Unidad de Inversiones, departamento que operó los proyectos de inversión de obra pública, y en la que ahora están sus hermanos Hugo Rafael y Edén Javier López Montiel.

También aparece Proyectos y Construcciones GFI, de Rubén Félix Hays, quien coordinó la campaña a Gobernador de Malova en 2010 en la zona norte.

Otra es MTorres Desarrollo y Construcción, de Guillermo Moreno Torres, compadre de Luis Mario López Carlón, hijo de Malova.

Complementan la lista MK Urbanizaciones y Mega Block, de Manuel Francisco Pérez Muñoz, empresario radiofónico y ex presidente del Patronato Impulsor del Deporte, así como Grupo Calsa, de Martín Guadalupe López Mendívil, y Constructora Gusa, de Miguel Ángel Gutiérrez Bazúa.

Esta información es parte de la investigación “Los lores constructores de Malova” que se publica hoy en www.noroeste.com.

En el portal también se despliegan los contratos, convenios y actas constitutivas de las empresas que pueden consultarse y descargar.

Los contratos de construcción con los que se quedaron el apenas 1 por ciento del total de los 517 proveedores presentan irregularidades como la simulación de competencia entre empresas para quedarse con la obra; convenios que excedían el 25 por ciento del monto y la fecha de entrega que permite la anterior Ley de Obra Pública del Estado vigente en el periodo malovista.

Además, los empresarios construyeron edificaciones de “adorno”, como el Hospital Integral de El Carrizo, en Ahome, y el Centro Cultural de Guasave, los cuales están subutilizados.

Continuar leyendo…

Sevilla, el ingeniero de las ‘cloacas negras’

Únete a la conversación