José Luis López Montiel

  • 1 Obra
  • $68,000,000

El monto representa el 0.67% del gasto total en obras en Sinaloa.

Es amigo de Mario López Valdez. El mochitense se ganó la confianza del ex Gobernador, quien lo colocó en un puesto clave dentro de su administración: en la Coordinación General de la Unidad de Inversiones, área encargada de elegir los proyectos de obra pública y gestionar los recursos económicos para su edificación.

Con su esposa Gloriana Robles García y su hermano Hugo Rafael López Montiel, es fundador de Bría Construcciones, constructora socia de la empresa integradora, Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción, que remodeló el Malecón de Topolobampo por 68 millones pesos.

Con este único contrato recibido en el sexenio malovista, Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción se colocó en el lugar 34 de las empresas que más dinero de obra pública recibieron, de la lista de 517 proveedores, de la Secretaría de Obras Públicas.

José Luis López Montiel (segundo de izquierda a derecha) calificó los proyectos de obra y consiguió recursos como titular de la Unidad de Inversiones del sexenio de Mario López Valdez.
José Luis López Montiel (segundo de izquierda a derecha) calificó los proyectos de obra y consiguió recursos como titular de la Unidad de Inversiones del sexenio de Mario López Valdez.

Bría Construcciones fue fundada por los hermanos Hugo Rafael y José Luis López Montiel, junto con su esposa Gloriana Robles García, el 20 de abril de 2006, de acuerdo con el acta constitutiva 19 mil 54. El ex funcionario fungió como presidente del Consejo de Administración.

Tres años después, en la asamblea celebrada el 26 de mayo de 2009, López Montiel y su esposa renunciaron a sus acciones y las cedieron a los hermanos del ex servidor público, Edén Javier y Hugo Rafael López Montiel, siendo esta última persona el administrador único.

El 10 de septiembre de 2005 fue creada la empresa integradora Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción que ofrece servicios especializados a la micro, pequeña y mediana empresa integrada. También realiza diseño, construcción, supervisión y administración de obras de arquitectura, ingeniería civil e hidráulica, como son los caminos, carreteras, puentes, canales y obras eléctricas, de acuerdo con su acta constitutiva 9 mil 897.

En la lista de socios aparecen las empresas y personas físicas: Bría Construcciones, propiedad de Hugo Rafael y Edén Javier López Montiel; Constructores Salafier, que pertenece a Gabriel Antonio Salazar Fierros, consuegro de José Luis López Montiel; G&G Diseño y Construcción; Construcciones y Proyectos Santa Fe; Constructora e Inmobiliaria Circa; Constructora Gasbal; Constructora Barrom; Concretos y Materiales; Refrigeración Internacional y Proteccma Construcciones.

Como socios aparecen los empresarios: César Augusto Guevara Germán, Emilio Muñoz Frías, Hernán García Castro, David Santos Flores y Lourdes Beatriz Sánchez Ruelas.

La empresa de Gabriel Salazar Fierros, consuegro de López Montiel, recibió contrato por 66.7 millones de pesos.
La empresa de Gabriel Salazar Fierros, consuegro de López Montiel, recibió contrato por 66.7 millones de pesos.

Gabriel Antonio Salazar Fierros es consuegro y amigo de José Luis López Montiel. Nació el 5 de julio de 1960, es ingeniero civil y radica en Los Mochis. Sólo a través de su empresa Constructores Salafier, percibió 66 millones 762 mil 943 pesos por la pavimentación y trabajos de adoquinamiento de calles; y también por la construcción de una carretera en Sinaloa de Leyva, en cuyos procesos de contratación y convenios se observan irregularidades.

-¿Conoce a José Luis López Montiel?

Sí.

-¿Cuál es su relación con él?

Amigo, ya le dije ahorita, respondió en tono molesto.

-¿Desde hace cuánto (tiempo) lo conoce?

20 años, yo creo.

-¿Cree que la relación de Hugo López Montiel los haya beneficiado para tener la obra de Topolobampo?

No, para nada. Fue una licitación pública.

Para José Luis Sevilla Suárez Peredo, ex titular de la extinta Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, la Unidad de Inversiones, a cargo de López Montiel, seleccionaba cuáles eran los proyectos en que se invertían.

“La Unidad de Inversiones no creo que sea una entidad mala, lo que no es bueno es que quiera controlar todas las secretarías. O por lo menos, en este caso, la de Obras Públicas…”, dijo en su comparecencia ante el Congreso del Estado el 21 de diciembre de 2016.

“Simplemente me llegaban con el papel y (decían) se firmó este convenio y vienen estas obras…”

Siendo servidor público, José Luis López Montiel fue contra su deber de excusarse de intervenir en el proyecto de obra que benefició a sus hermanos y consuegro, según el artículo 15, fracción 15 y 23 de la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

“Excusarse de intervenir, por motivo de su cargo, en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquellos de los que pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o parientes consanguíneos o por afinidad hasta el cuarto grado, o parientes civiles, o para terceros con las que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o haya formado parte”, menciona la fracción 15 del artículo 15.

“Desempeñar su empleo, cargo o comisión sin obtener o pretender obtener beneficios a las contraprestaciones comprobables que el Estado otorga por el desempeño de su función, sean para él o para las personas con quienes tenga parentesco consanguíneo o por afinidad hasta el cuarto grado o parientes civiles, o para terceros con los que tenga relaciones laborales, profesionales, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte”, estipula la fracción 23 del artículo 15.

Hoy, López Montiel se deslinda de favorecer a sus hermanos y a Salazar Fierros en la entrega de obras millonarias en el sexenio malovista.

“Yo no tengo nada que ver en los procesos ni de convocatoria, ni de licitación, ni de obra pública, ni de contratación. No hay ni ninguna firma, ni ninguna acta, donde yo tenga alguna participación ni la Unidad de Inversiones en un procedimiento de contratación de obra pública. La Unidad de Inversiones es una unidad de gestión de recursos…”, dijo en entrevista a Noroeste realizada para esta investigación.

Topolobampo, fuera de tiempo

El nuevo Malecón de Topolobampo fue inaugurado por Malova el 1 de diciembre de 2014, un año después de cuando se programó concluir la obra.

El malecón de Topolobampo fue construido por una empresa asociada con los hermanos de José Luis López Montiel.
El malecón de Topolobampo fue construido por una empresa asociada con los hermanos de José Luis López Montiel.

Después de la licitación pública, José Luis Sevilla Suárez Peredo, ex titular de la extinta SDUOP, quien fue inhabilitado por la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas para ejercer la función pública por tres años, firmó el contrato que confirió a Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción, representada por Francisco Javier Madrigal García, la construcción del malecón del puerto del norte de Sinaloa, el 1 de octubre de 2013.

El costo ascendió a 64 millones 798 mil 780 pesos, según el contrato CONT-SDUOP-LP-AMP-173-2013.

La obra estaba programada para concluirse en 62 días, del 14 de octubre al 15 de diciembre de 2013. Pero dos días antes de la fecha fatal, el 13 de diciembre de 2013, Sevilla Suárez Peredo extendió el plazo de construcción del malecón por cinco meses y 15 días más.

Aunque el artículo 38 la anterior Ley de Obras Públicas del Estado que estaba vigente en el periodo de Malova y el artículo 59 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados prohíben modificar los contratos originales para incrementar más del 25 por ciento del costo y el plazo de entrega de la obra, la extinta Secretaría evadió esta normativa al citar el segundo párrafo del artículo 59 de la ley federal.

“Para los efectos de lo previsto en el Artículo 59 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, el incremento en el plazo que motiva el presente convenio, en lo particular representa un 265 por ciento respecto del pactado en el contrato de origen”, dice el inciso F del convenio CONV-SDUOP-CA-AP-142-2013.

Esto es lo que dice el artículo 59 de la ley federal:

“Las dependencias y entidades, podrán, dentro de su presupuesto autorizado, bajo su responsabilidad y por razones fundadas y explícitas, modificar los contratos sobre la base de precios unitario; los mixtos en la parte correspondiente, así como los de amortización programada, mediante convenios, siempre y cuando éstos, considerados conjunta o separadamente, no rebasen el veinticinco por ciento del monto o del plazo pactados en el contrato, ni impliquen variaciones sustanciales al proyecto original, ni se celebren para eludir en cualquier forma el cumplimiento de la Ley o los tratados”.

“Si las modificaciones exceden el porcentaje indicado, pero no varían el objeto del proyecto, se podrán celebrar convenios adicionales entre las partes respecto de las nuevas condiciones, debiéndose justificar de manera fundada y explícita las razones para ello. Dichas modificaciones no podrán, en modo alguno, afectar las condiciones que se refieran a la naturaleza y características esenciales del objeto del contrato original, ni convenirse para eludir en cualquier forma el cumplimiento de esta Ley o de los tratados”.

Diecisiete días antes de que venciera el primer plazo para terminar la edificación, el 28 de noviembre de 2013, la constructora solicitó 3 millones 201 mil 219 pesos adicionales por “trabajos extraordinarios”, según el convenio CONT-SDUOP-CA-AM-126-2013.

Francisco Javier Madrigal, representante de Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción, defiende que ganaron la obra debido a que presentaron la propuesta económica más baja en el proceso de contratación.

“Fuimos los más bajos, los más económicos, (Grupo) Calsa que estuvo 20 millones (de pesos) arriba”, compara.

-¿Cuál es la relación y la participación de Hugo Rafael López Montiel dentro de Corporativo Inmobiliario?

Pues él está dentro del Corporativo Inmobiliario, está dentro del corporativo, de las 10, 12 empresas que le comento, pues esa es la relación. Eso se creó como le comentó hace muchísimos años.

-Pero él es hermano del señor José Luis López Montiel.

Creo que sí hay un parentesco ahí.

-¿Oiga, y eso no los benefició a ustedes, porque el señor José Luis López Montiel fue el que estuvo encargado, fue el titular de la Unidad de Inversiones, el que se dedica a planear y gestionar fondos para la obra pública?, ¿no fueron palomeados por él? Porque así se ve.

No, pues no creo, porque sí tenía ese puesto, pero es como usted lo comenta, es para las inversiones, allá los que definen la posición del concurso es básicamente la gente de Obra Pública, hasta eso que no tiene un puesto en obras públicas.

Salafier, el consuegro y los concursos extraños

Constructores Salafier percibió 66 millones 762 mil 943 pesos por contratos de obra.
Constructores Salafier percibió 66 millones 762 mil 943 pesos por contratos de obra.

El 43 por ciento de los contratos que recibió la constructora de Gabriel Antonio Salazar Fierros, consuegro y amigo de López Montiel, fue bajo el esquema de simulación de competencia con otras empresas.

De los siete contratos otorgados por la extinta SDUOP, tres fueron entregados bajo el esquema de contratación por invitación a terceros, en los que la Secretaría siempre invitó a las mismas constructoras a participar: Proteccma Construcciones, de Francisco Javier Madrigal; y Conymat que es propiedad de los mismos socios de Concretos y Materiales, ambas empresas pertenecen a Corporativo Mexicano Inmobiliario de la Construcción.

El 29 de noviembre de 2013, Constructores Salafier ganó las obras de adoquinamiento de alrededor de la plazuela ubicada en la localidad de Cubiri de la Loma, localidad en la que nació Malova, por 4 millones 627 mil 162 pesos.

Catorce días después, del 13 de diciembre de 2013, Constructores Salafier gana a las mismas empresas la construcción del corredor peatonal de la calle Rosales en el fraccionamiento La Herradura y Club Casa Blanca, donde se ubica la Torre San Bernardo, residencial en el que el ex Gobernador posee un penthouse. La obra fue por 2 millones 540 mil 282 pesos.

El 24 de mayo de 2016, Constructores Salafier gana nuevamente a las otras constructoras participantes la pavimentación de la calle Vicente Guerrero por 3 millones 265 mil 198 pesos.

Por su costo, las anteriores construcciones debieron licitarse porque exceden los montos establecidos para llevarse a cabo un concurso de invitación a terceros. En 2013, a partir de un millón 893 mil 600 pesos se debía implementar la licitación pública; y en 2016, después de 2 millones 191 mil 200 pesos.

Lo cual va en contra de los artículos 26 y 30 de la anterior ley de obras.

“Los contratos de obra pública que pretendan celebrarse, se adjudicarán o llevarán a cabo a través de licitación pública, mediante convocatoria pública…”, estipula el Artículo 26.

“Cuando por razón del monto de la obra resulte inconveniente llevar a cabo el procedimiento a que refiere el artículo 26 (la licitación pública) por el costo que éste represente, las dependencias u organismos mencionados en el artículo anterior, podrán contratar directamente la realización de la obra sin ajustarse a dicho procedimiento, siempre que el monto objeto del contrato no exceda de diez mil veces el salario mínimo general de la zona económica donde se vaya a ejecutar”, detalla el Artículo 30.

Pero en los tres casos anteriores, los costos de la obra excedieron el monto establecido.

…Y el 43 por ciento de los contratos sufrieron modificados en los costos y plazos de entrega de la obra, lo que va en contra del artículo 38 de la anterior Ley de Obras Públicas del Estado que estuvo vigente en el periodo de López Valdez y el Artículo 59 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

Irregularidades

  • Aumento monetario de más del 25%
  • Demora de más del 25%
  • Competencias a modo

Evidencia Descargable

Glosario de términos
Definiciones de conceptos de obra que aparecen en esta investigación.

Consulta el resto de los perfiles

4
José Luis López Montiel
7
Rubén Benjamín Félix Hays
2
Guillermo Moreno Torres
5
Manuel Pérez Muñoz
1
Martín Guadalupe López Mendívil
6
Miguel Ángel Gutiérrez Bazúa
3
Hipólito Gerard Rivero
8
Sergio Alonzo Castro Acosta

Únete a la conversación

GLOSARIO DE TÉRMINOS DE OBRA

Acta Constitutiva:
Documento obtenido en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, en el que se manifiesta quiénes son los representantes legales y socios accionistas de una empresa.

Acta de Apertura:
Documento en el que el Gobierno registra las propuestas técnicas y económicas que los concursantes entregaron en sobre cerrado.

Acta de Fallo:
Documento en el que el Gobierno declara quién resultó ganador del concurso público. En él se detalla porque se tomó esa decisión.

Adjudicación Directa:
Tipo de compra en la que el Gobierno elige a un contratista sin hacer un concurso público. Se usa cuando los montos no superan los 10,000 salarios mínimos.

Convenio Modificatorio:
Documento en el que el contratista solicita al Gobierno una ampliación del plazo o del monto fijados en el contrato. Estas cifras no pueden rebasar el 25% de lo originalmente acordado.

ISIFE:
Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa.

Invitación Restringida:
Tipo de compra en la que el Gobierno invita a cuando menos 3 contratistas para que concursen entre ellos. Se usa cuando los montos no superan los 30,000 salarios mínimos.

Licitación Pública:
Tipo de compra en la que el Gobierno lanza una convocatoria para que compitan los contratistas que sean. Se usa cuando los montos superan los 30,000 salarios mínimos.

Relación de Contratos:
Documento entregado por el Gobierno en el que se detallan los contratos que se dieron durante cierto periodo. También incluye la obra respectiva, el contratista implicado, el monto, y el periodo de inicio y terminación.

SDUOP:
Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas. Es el nombre de lo que hoy es la Secretaría de Obras Públicas.